El Hilo Fantasma

El Hilo Fantasma

La mejor película de Paul Thomas Anderson desde Punch-Drunk Love es otro romance agrietado con una racha masoquista y un fuerte apoyo de cuento de hadas. Ambientada en la posguerra de Londres, en medio del mundo insular de la alta costura de los años 50, Phantom Thread es un romance gótico edípico, una historia de madres perdidas y hechizos rotos, con mensajes secretos ("nunca malditos") cosidos a su tela magníficamente cinematográfica. Un puntaje desvanecedor, imágenes nítidas y actuaciones con un corte de papel, se combinan para conjurar una rosa envenenada de una película, invitándote a pincharte las espinas y sucumbir a su extraña magia oscura.

Daniel Day-Lewis, en lo que el actor ha afirmado es su última actuación, interpreta al diseñador de moda Reynolds Woodcock, un artista con una veta obsesiva, en el molde de Lermontov de Anton Walbrook, de The Red Shoes. La hermana de Reynolds, Cyril (Lesley Manville), atiende sus necesidades peculiarmente exigentes: dirigir el negocio familiar, facilitar sus rituales creativos y despedir educadamente a las musas desechables que han quedado atrás.

Cuando Reynolds conoce a Alma (Vicky Krieps), una sirvienta humilde, Cyril piensa que ella es la siguiente en una larga lista de fantasías pasajeras, para ser catalogada, vestida y luego arrojada a un lado. Pero, ¿es realmente Alma un rival para Reynolds, la belleza que romperá su hechizo bestial y tal vez evitará la inevitable caída de la Casa de Woodcock? Como Reynolds dice su inspiración inesperada: "Siento como si te estuviese buscando desde hace mucho tiempo".

Inclinando su sombrero en la misma medida hacia Hitchcock, Powell y Pressburger y los hermanos Grimm, Anderson intercambia el embrutecimiento, fugitivo de Inherent Vice de Estados Unidos por una aguda visión europea tan clara y prístina como la nieve alpina. Liderando su propio equipo de cámara colaborativo (no se acredita a ningún director de fotografía), el escritor y director nos lleva valiéndonos por las puertas, corredores y escaleras de esta extraña tierra, desde torres de marfil hasta retiros de bosques, donde los hongos mágicos se esconden en la maleza, tentadores y sabrosos.

A través de este reino ronda Reynolds, tan depredador como él. Con sus extremidades semejantes a insectos y su rostro macabro y bello, tiene algo más que un toque del vampiro a su alrededor, una cualidad realzada por una inflexión vocal temblorosa que es parte enclaustrada: británico, mitad intemporal, transilvano. Además, él está hambriento como el lobo (Alma lo llama su "niño hambriento"), mostrando un apetito voraz cuando se despierta.

También es muy divertido, gracias en gran parte a la cegadora entrega de Manville como: "No quiero escucharlo porque me duelen los oídos". Si Reynolds es el ojo y la boca de esta casa, Cyril es su nariz, olfateando a Alma como una presa fresca, oliendo "sándalo y agua de rosas, jerez y jugo de limón" mientras ella evalúa a la nueva llegada.

En cuanto al hilo fantasma del título, la frase aparentemente se refiere al hilo fantasmal que perseguiría a las costureras victorianas, sus dedos agotados repiten compulsivamente los movimientos de costura mucho después de que su trabajo haya terminado. Pero también podía invocar el mechón de su madre que Reynolds había cosido en el lienzo de su abrigo, manteniéndola siempre cerca de su corazón. Ella le enseñó su oficio y, con solo 16 años, le creó un vestido de novia. Es una tarea que Reynolds parece haber estado repitiendo desde entonces: hacer vestidos adecuados para su madre, esperando que alguien los llene y ocupe su lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.